Noticias Duarte

Actualidad de República Dominicana

Categorias

Categorias

INTERNACIONAL

El bosque fósil más antiguo del mundo está en Nueva York



Restos del bosque fósil más antiguo del mundo, unos 386 millones de años, fueron descubiertos por un equipo de científicos en una cantera de arenisca en la localidad de Cairo en el estado de Nueva York (EE.UU.), según un estudio que publicó ayer la revista Current Biology.

La amplia red de árboles, que podría haberse extendido desde Nueva York hasta Pensilvania, tiene unos 386 millones de años, lo que supone de dos a tres millones más que el considerado hasta ahora el más viejo, situado en el pueblo de Gilboa, también en Nueva York, y a 40 kilómetros del nuevo descubrimiento.

«Este descubrimiento arroja nueva luz sobre la evolución de los árboles y el papel transformador que desempeñaron en la configuración del mundo en el que vivimos hoy», indica un comunicado de la Universidad de Cardiff (Reino Unido).

Científicos de la de las universidades de Cardiff y Binghamton (EE.UU) y del Museo Estatal de Nueva York cartografiaron una extensión de 3000 metros cuadrados del bosque en una cantera abandonada.             En aquel bosque había, al menos, dos tipos de árboles, cladoxilópsidos -precursores de los actuales helechos de troncos altos coronados con un penacho de ramas- y arqueópteros -de tronco leñoso-.

Además descubrieron un ejemplar de un tercer tipo de árbol que no ha sido identificado, pero que podría haber sido licópodo, indica la nota.

Los científicos también encontraron una gran y «espectacular» red de raíces, algunas de más de once metros de largo que pertenecían a los arqueópteros.

El bosque habría desaparecido por una inundación, según los expertos, que se basan en la gran cantidad de fósiles de peces que eran visibles en la superficie de la cantera.        

El equipo considera que el bosque del Cairo es más antiguo que el de Gilboa porque los fósiles están más abajo en la secuencia de rocas que se dan en las montas circundantes de Catskill.

El doctor Chris Berry, de la Universidad de Cardiff señala que para «entender realmente cómo los árboles comenzaron a extraer dióxido de carbono de la atmósfera tenemos que entender la ecología y los hábitat de los primeros bosques y sus sistemas de raíces».           

Para el experto este «notable hallazgo» permite «pasar de las generalidades de la importancia de las grandes plantas que crecen en los bosques a lo específico: qué plantas, en qué hábitats y qué tipos de ecología estaban impulsando el proceso de cambio global».